Verdaderamente, este segundo movimiento no solo guarda la función de ser una
inflexión entre los dos movimientos rápidos y agitados de este concierto, sino de
darle al mismo una profundidad, un misticismo y una elevación espiritual y
filosófica apoyada en el ideario de la teosofía. El compositor adoptó las
doctrinas de la teosofía como cimiento conceptual de sus estructuras musicales,
de sus texturas, colores y timbres, atmósferas… en busca de una elevación
espiritual y filosófica.

Como dijera Gottlieb Giennium en el Prólogo a mi investigación: “… el segundo movimiento surge lentamente,
como un aria operística en la que se usan algunos elementos jazzísticos y donde
el diálogo entre flauta y trompeta nos transporta a la Grecia clásica,
conformando una plegaria en nuestro interior”…

Si quieres saber más, PINCHA en el siguiente enlace: Desenclos y la música espiritual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s