Archivos Mensuales: abril 2014

SONATA HINDEMITH – Elegía por la humanidad

 

La sonata para trompeta y piano del maestro alemán es, posiblemente, una de las piezas escritas para nuestro instrumento con más connotación musical e histórica de todos los tiempos.  Se ha convertido en un verdadero, real y doloroso icono del sentimiento desgarrador que originó la Segunda Guerra Mundial en artistas y compositores como el que tratamos.

Como en tantísimas ocasiones, el mundo trompetístico no le ha otorgado el puesto que le corresponde. Lejos de entender el auténtico mensaje que nos deja en ella HIndemith, es decir, su propia existencia vital se la ha llegado a considerar una obra de inferior calado.

Todas las circustancias que rodean a la figura de Paul (el padre de su esposa era judío), el desbordante contexto social de esos años, recordemos que la Sonata es compuesta en el año 1939, (Alemania se anexiona Austria, ocupa la antigua Checoslovaquia e invade Polonia) y , su música llegó a ser considerada por el régimen nazi como todo lo contrario a lo que representaba el régimen nacional-socialiasta. Se la llegó tachar de “blanda”. Ni las mediaciones del prestigioso director de orquesta W. Furtwängler ante la cúpula nazi y, en particular de Goebbels, sirvieron para nada. Finalmente, un 1939 desde el exilio suizo, el maestro Hindemith compone la sonata que será, sin lugar a dudas y para propia sorpresa suya, un canto de protesta y profundo lamento individual y de la humanidad.

La estructura  elegida en cada uno de sus movimientos, el tipo de estilo denotan el interés del autor. Un primer movimiento intenso, profundo, desgarrador: un segundo movimiento Marcha ( siguiendo el concepto mahleriano de caminar, seguir a alguien, lo que nos lleva hacia…) y, un tercer movimiento dividido en dos pero, que al final, es un sólo tándem. La coral con la que remata y completa la Trauermarsch o marcha fúnebre es una coral de un tema que adapta Hindemith de una obra anterior suya, la cual, está sin publicar.

La pieza del alemán acaba con claro sentimiento de resignación y pesimismo por los acontecimientos  “Alles Menschen müssen sterben”.

Paul Hindemith

Verdaderamente, este segundo movimiento no solo guarda la función de ser una
inflexión entre los dos movimientos rápidos y agitados de este concierto, sino de
darle al mismo una profundidad, un misticismo y una elevación espiritual y
filosófica apoyada en el ideario de la teosofía. El compositor adoptó las
doctrinas de la teosofía como cimiento conceptual de sus estructuras musicales,
de sus texturas, colores y timbres, atmósferas… en busca de una elevación
espiritual y filosófica.

Como dijera Gottlieb Giennium en el Prólogo a mi investigación: “… el segundo movimiento surge lentamente,
como un aria operística en la que se usan algunos elementos jazzísticos y donde
el diálogo entre flauta y trompeta nos transporta a la Grecia clásica,
conformando una plegaria en nuestro interior”…

Si quieres saber más, PINCHA en el siguiente enlace: Desenclos y la música espiritual

DESENCLOS y su PRIMER movimiento

El lenguaje usado por Desenclos con claros diálogos entre la trompeta
solista y la orquesta, los cambios constantes de “tempi”, los rubatos y
stringendos, los cambios de timbres y colores mediante la alternacia de pasajes con y sin
sordina, la amplísima gama dinámica que va desde un intimísimo “pianísimo” hasta un
impactante, y clímax del primer movimiento, Do sostenido del último compás…
todo ello, dirigido y focalizado a crear aquel mundo, a recrear aquellas
civilizaciones antiguas donde los cultos paganos, el hermetismo y la magia aún
conservaban su fuerza y vigor.Estas civilizaciones antiguas mediante estos conjuros, fiestas paganas, solsticios,
etc… querían representar las teogonías, cosmogonías, manifestar su
agradecimiento a los dioses, ofrecer dávidas y presentes a éstos para que a
cambio sus cosechas, ganado, familias fueran protegidas de la desgracia.
La Incantation de Desenclos no es un mero movimiento donde el trompetista
tenga que demostrar sus habilidades técnicas: potencia, agudos, velocidad…
No debemos convertir este primer movimiento cargado de información,
mensajes, emoción, sentimientos, inteligencia o inquietudes en un simple y
mediocre ejercicio de demostración trompetística.
Como diría el flautista y tratadista Johannes Quantz:
“el virtuosismo más destacado que un instrumentista pueda poseer no es nada si
carece de cultura musical”

 

Mas info en el siguiente links: Desenclos y la música espiritual.